Magda Aranda

MAGDA ARANDA, Una luchadora nata

Rechazada por su madre, amada y cómplice de su padre y de las monjas del colegio en el que se educó, Magda Aranda aprendió pronto a defenderse pero también aprendió los valores del esfuerzo y la amistad. Gracias a estos valores y a su inteligencia pudo construir una vida personal y profesional de éxito, pese a que durante muchos años tuvo que hacerlo a la contra: primero de su madre, después de su primer marido. Por fin libre, su vida se vio coronada por el mejor regalo que esta nos puede otorgar: el amor.